¡Regístrate!

Inscríbete en las ofertas que te interesen ¡Es Gratis! Registro Login

Descubre qué piensan las empresas de la Generación Z

26 / 06 / 2017

Descubre qué piensan las empresas de la generación Z. Si naciste entre 1990 y el año 200 te interesa leer esto.

Tenemos la costumbre, no sé si buena o mala, de poner etiquetas a todo y a todos. Con más o menos acierto, la verdad es que a cada generación se le han asignado una serie de características que la definen. Si naciste entre 1990 y el año 2000 así es cómo las empresas y los expertos piensan que eres:

Tienes entre 16 y 26 años y vives pegado al móvil. Confiesa, ¿cuánto tiempo eres capaz de aguantar fuera de casa si te olvidaste de coger el móvil? Ese “enganche” tiene su parte positiva, eres de los llamados “nativos digitales”. Aunque tu dependencia de la tecnología es total, también tienes una excelente capacidad para adaptarte a futuras tecnologías y eres de los más preparados para comprender innovaciones. Tu generación aprende a base de tutoriales. ¿No sabes algo? No pasa nada, puedes aprenderlo tú solito en internet.

Tu forma de comunicarte se basa sobre todo en mensajes cortos, comunicaciones rápidas y muchas imágenes a través de las redes sociales. Tu marcada orientación al mundo virtual tiene, cómo no,  algún pero… Tu punto débil: la comunicación cara a cara y hablar en público. Tu peor pesadilla. No quiere decir que no seas capaz de dar una charla delante de tus compañeros de clase pero es un mal trago para ti y lo sabes. Tenéis fama de malos oyentes y de no prestar atención. ¿Sabes ese momento cuando tu madre te dice que no escuchas? Pues según los estudiosos tiene razón. 

Individualista, impaciente y realista. Aceptas mejor la diversidad, la igualdad y la preocupación por el medio ambiente que tus hermanos mayores.

Perfecto para emprender tu propio proyecto, es la mejor manera de no tener que aguantar a un jefe. Tu vida profesional y la personal deben estar equilibradas. Tu vida no es el trabajo y respetar tu tiempo libre es tan importante como el aire que respiras.

Crees en ti mismo y posees una fuerte conciencia social. Tus valores por encima de todo: solidaridad, transparencia y justicia. ¿Lo mejor de todo? Que quieres cambiar el mundo y tienes capacidad de sobra para conseguirlo.